Saltar al contenido
Pez Acuario

El Pez GoldFish

pez color dorado

El pez Goldfish es descendiente de la carpa crucial y proviene del este de Asia. Al contrario de lo que muchos creen, el Goldfish naranja no es el único pez de agua fría de esta especie sino que existen de diversos colores y formas. Debido a que requiere mucho oxigeno se recomienda que habite en una pecera lo más grande posible y siempre con al menos un compañero.

Necesitan dietas y raciones concretas que encontrarás fácilmente en el mercado. Con los cuidados básicos mencionados en este pequeño apartado podemos asegurarte que vas a tener un pez perdurable y sano ya que puede llegar a vivir entre 6 y 8 años.

Tipos de Goldfish

El acuario del Goldfish

Para empezar con los cuidados del goldfish hablaremos del acuario, una parte fundamental para un nivel de vida óptimo. Haremos un repaso por todos ellos de forma general:

El tamaño del acuario

Un único ejemplar de goldfish debe disponer de un mínimo de 40 litros de agua lo que se traduce en las siguientes medidas: 50 cm de ancho x 40 cm de alto x 30 cm de fondo. Si nos planteásemos tener a más ejemplares deberíamos buscar de forma proporcional a estas medidas un acuario más grande.

Parámetros que debemos respetar

Te orientaremos un poco acerca de estos detalles, importantes para que tu goldfish se sienta en un ambiente adecuado:

  • PH: Entre 6,5 y 8
  • GH: Entre 10 y 15
  • Temperatura: Entre 10ºC y 30ºC

Estas referencias dan a entender los máximos que podría soportar un goldfish. Por ejemplo, a partir de los 32ºC, tu pez estaría propenso a fallecer. Busca un punto intermedio para que se sienta bien.

Herramientas

Existen dos elementos que nos pueden ayudar mucho. El aireador es un elemento básico del acuario, muy importante para la supervivencia del goldfish. Debe considerarse imprescindible.

El otro es el filtro, perfecto para una buena higiene del acuario. Si no tenemos mucho tiempo es una opción perfecta para que la pecera luzca bonita todo el tiempo.

Grava

La grava es importante ya que tiene varias funciones. Podemos optar por una grava calcárea como es el caso de la arena del coral, que en granos gruesos, es perfecta si pensamos incluir vegetación. Las gravas más finas también pueden utilizarse, recomendamos entonces una neutra como es el caso de la arena de sílice.

Decoración

Es genial disfrutar de un acuario natural pero debemos resaltar que el goldfish es un pez capaz de devorar una gran variedad de vegetación. Debes buscar aquellas que sean duras y resistentes como es el caso de las Anubias. También puedes optar por plantas de plástico.

Decorar tu acuario puede ser una afición muy gratificante si utilizas opciones creativas. Te recomendamos mirar troncos, objetos o luces led, opciones muy divertidas y diversas.

Alimentación del Goldfish

El segundo aspecto a tener en cuenta es la alimentación del goldfish, algo que muchas personas no tienen en cuenta y es tremendamente importante. Lo primero que debes saber es que se trata de un pez omnívoro, algo que multiplica nuestro abanico de posibilidades.

Hasta el año de edad podemos alimentar a nuestro goldfish con escamas, un producto habitual en cualquier comercio para peces. No obstante, a partir de ese momento y para evitar la enfermedad de la vejiga natatoria, debemos empezar a alimentarle con productos naturales, pequeñas “papillas” elaboradas a partir de pescado y verduras naturales. Hervirlas es una buena opción.

Podrás optar también por larva roja y fruta, aunque esta última será de forma muy ocasional.

Para saber la cantidad necesaria para tu pez deberás depositar un gran pellizco de alimento y observar cuánto come en 3 minutos. El alimento sobrante te ayudará a determinar la cantidad exacta y a calcularlo para las próximas ocasiones.

Detección de enfermedades

Especialmente si convive con otros peces deberás revisar a tu goldfish de forma regular para descartar posibles enfermedades o la agresión del goldfish con otros peces. Estar atento te ayuda a lograr la supervivencia de tus ejemplares.

Si encuentras a un pez del acuario lastimado o actuando de un modo extraño, lo más recomendable será situarlo en tu “pecera hospital”, algo que tienen muchos aficionados: un acuario de pequeñas dimensiones que evite el contagio de una enfermedad y que permita reposar al pez.